TONDERO

TONDERO

EL TONDERO

Expresión típica de la costa norte y en forma particular de Piura, que van desde los pueblos del litoral hasta las poblaciones de las primeras cadenas de cerros de Morropón y sus pueblos. Tradicionalmente el tondero se baila descalzo, como recordando su apego a la tierra y su extracción popular.

  • ORIGEN DEL TONDERO

Sobre el origen del tondero tenemos varias versiones, Pina Zuñiga de Riofrío nos comenta; tomando una de las referencias más antiguas sobre esta danza, se sabe que el tondero piurano es fruto de la influencia de la raza Malgache y nuestra raza Tacllán; además de poseer cierta influencia hispana también.

El profesor y estudioso Suriel Mendoza nos comenta; algunos dicen que el tondero es el rodeo que hace el gallo para “pisar” a la gallina. No estoy de acuerdo, en Lambayeque quizá se acepte, sin embargo, la esencia del piurano es alegría, demostración de un sentir.

Victoria Santa Cruz, fiel investigadora de las danzas negras sostiene que; el tondero es una danza negra que se practicaba en la costa norte, basando su teoría en los movimientos pélvicos que pudo observar, diciendo que son reminiscencias negras, al igual que el contenido lascivo de su lenguaje.

Emilia Ahón de Iriarte sostiene que; el tondero se originó en el departamento de La Libertad, ya que, en la coreografía del baile, los bailarines tratan de imitar el vuelo nupcial de los gavilanes. Por lo que la danza del tondero sería una representación zoomorfa que al bailarla es imitada por el hombre.

Carlos Robles Rázuri, sostiene que el tondero es una danza de parejas por excelencia, con las características propias del poblador piurano, de gran destreza y picardía; con orígenes Malgaches, raza negra de Madagascar que tuvo sus principales asientos en Tambogrande, Buenos Aires y Morropón y que en sus bailes al son del tambor o TUM TUM mozambiquense, realizaban danza eróticas.

Zelmira Reynaga de Fernández; sostiene que el tondero es oriundo de Piura y que tiene sus raíces en la ciudad de Morropón

  • EL TONDERO – ETIMOLOGIA

Sobre el nombre tondero existen diversas versiones, pero nos centraremos en 2 de ellas; Quillama Polo (1990) nos presenta las siguientes afirmaciones:

Según Zelmira Reynaga de Fernández; La palabra tondero es la deformación del vocablo LUNDERO o LUNDU. En las diferentes comunidades de Morropón se recoge la versión que en el año 1880 (después de la guerra con Chile) se bailaba en Chulucanas, Yapatera y Morropón un festejo que no era el propio festejo, con el nombre de Lundú o Landó y el bailarín de este Lundú, recibía el nombre de lundero. Con el tiempo este baile fue perdiendo figuras y formas, hasta degenerar en Tondero como baile y vocablo (p. 31)

Según Pina Zuñiga de Riofrío; la etimología de la palabra tondero vendría de los términos “TON”, apodo del creador de la melodía del tondero, que tenía la costumbre de dar golpes con las manos sobre un tambor llevando el ritmo, “DIRO”, diminutivo del apodo del creador de la danza del tondero, que significaba en su lengua: caminar agachado, huidizo, perseguido. Esta tradición no tiene otra fuente de autoridad que el relato de un tradicionalista nato.

Según Victoria Santa Cruz, deriva de la malformación de la palabra Lundero, término que se aplicaba al bailarín del Lundu, baile de raíz negra, con mucha temática de la zamacueca y que posiblemente dio origen a todas las danzas negras del Perú.

  • HISTORIA DEL TONDERO

Debido a las constantes tergiversaciones a la que se ha estado sometiendo a nuestro Tondero, nos vemos en la necesidad de llegar al fondo del verdadero origen del tondero.

Según Pina Zuñiga Riofrío en su libro “Música y danzas folklóricas de Piura”, el tondero fue creado en el año 1708 en las haciendas de Morropón, por una familia de afro peruanos, llamados Mangaches, porque provenían de Madagascar. Los Mangaches fueron traídos por los españoles en el siglo XVI y en la época de la independencia, se les empezó a llamar Mangaches al grupo que llego a Piura y se quedó en esas hermosas tierras. Eso fue en el sector del norte de Piura, hoy conocida como mangacheria.

Según el mismo autor los Mangaches fueron los creadores del tondero, y sus verdaderos autores fueron:

Geronimo: un viejo labrador de la hacienda “Yapacter Arac”, hoy “Yapatera”. Cantaba y tocaba la guitarra magistralmente y con singular estilo.

Evaristo: hijo de Geronimo, trabajaba en la hacienda “Malacasi”, cuentan que este Mangache tenía una hermosa voz y los pobladores del lugar lo apodaron TON. Solía tocar un tambor hecho de calabaza grande. A ese particular instrumento aún se le llama lapa, confeccionado con cuero de cabra.

Saturdino: hijo de Evaristo, lo apodaron CUNDIRO, por su caminar huidizo y agachado que lo caracterizaba.

Los mangaches eran también llamados pitingos, por los indígenas tallanes que a su vez eran mestizos – criollos. Se reunian todos los domingos para presenciar las populares peleas de gallos que constituían por aquella época su única diversión. Pues bien dice la creencia popular, que un cierto domingo el mangache Ton o mejor dicho Evaristo, incentivado por el agua ardiente, se inspiró en una pelea de gallos y creo un ritmo de son alegre, cadencioso y además contagioso. A ese ritmo se le acoplo Geronimo, rasqueteando su guitarra, al compás del tambor. Ese ritmo contagiante hizo que la gente se arremolinara y siguiera el compás con sus palmas; viendo esto Cundiro o Saturnino se puso a bailar, tratando de imitar las poses, quites y quiebres que hacen los gallos cuando están peleando. Al comienzo, a este ritmo se le llamo TONDIRO, en honor a sus creadores quienes quizá cumplieron un mandato divino y nos legaron el hoy hermoso tondero.

ESTILOS DE TONDERO

Si bien se baila tondero en toda la costa del departamento de Piura, en cada provincia o distrito se baila de forma diferente; así tenemos que la forma de bailar en Morropón es diferente a la que se baila en Catacaos y al de todos los pueblos del bajo Piura.

Al respecto Zelmira Reinaga de Fernández nos dice:

  • TONDERO DE MORROPON; es lento, rítmico y cadencioso, con pausas intermedias. Tiene que ser interpretada con guitarra y cajón, como complemento orquestal latas y quijadas de burro la mayor parte de veces. Cabe recalcar que también dentro del canto entran las cumananas. El tondero Morropano tiene todo el ancestro negroide, de allí su contoneo erótico y atrevido.
  • TONDERO DEL BAJO PIURA; es muy alegre y “trotón”, lo que quiere decir que en el baile el hombre trata de imitar el trote de un caballo; hay que tener en cuenta que al decir trotón no significa salto alocado, sino un pequeño saltito al momento de ejecutar los diferentes movimientos. Siempre es acompañado con banda sobre todo en Catacaos. No tiene ese movimiento de cadera que apreciamos en el estilo Morropano, la mujer es más altiva en su baile y más recatada en su movimiento.

 

  • ESTRUCTURA COREOGRAFICA

El tondero es un baile de pareja y contrapunto erótico, sin reglas de interpretación, algo común en las danzas tradicionales de pareja, sin embrago daremos una estructura base del baile, recalcando que la ejecución es de forma espontánea, la forma tradicional de iniciar el baile, en las llamadas “encerronas”, era que al inicio del canto o triste, se coloquen al centro de la pista de baile y que la dama arroje un pañuelo en forma de reto, y si tenía preferencia por alguien, soltaba dicha prenda frente del varón o viceversa.

  • TRISTE

Como todas las canciones populares nace de la necesidad de expresar sentimientos profundos, pero, a diferencia de otras manifestaciones, la tristeza que en él campea no es una tristeza nostálgica ni arrancada de la melancolía. Tiene una raíz única: el amor. Y la persistencia temática, motivo amoroso, no constituye, como erróneamente afirma Vega, una de las características, sino su sentido esencial y único.

  • INTRODUCCION:

También conocido como reto de espera, donde la dama en su sitio y frente a su pareja “caderea” (apoyando el dedo pulgar del pie en el suelo en actitud de escarbar, acto propio de los campesinos al sentir vergüenza), mientras que el varón la invita con el pañuelo y el sombrero, inclinándose, mirando el contoneo de su pareja y marcando con sus pies el ritmo.

  • DULCE:

También se le conoce como persecución se inicia en forma paralela, sin llegar a encontrarse. La dama corre perseguida, llega al sitio de su pareja, caderea nuevamente en actitud de burla y emprende el regreso rematando con vuelta a cualquier lado.

  • CAREO:

La dama avanza levantando la falda con la mano izquierda siempre apoyada en la cadera, el pañuelo en la derecha siempre elevado, al igual que el hombre.

En este momento se da el retroceso; donde la dama retrocede con cadereo exagerado y el hombre la sigue frente a frente, rematando ambos con vuelta, luego del desplante de ella. También encontramos las llamaditas, donde la dama llama al varón con el pañuelo, y él la sigue con sombrero y pañuelo.

  • PREFUGA

Denominado así porque prácticamente es una preparación para la fuga.

  • FUGA

También conocida como embiste, es el momento en que la pareja zapatea. Dentro de este momento encontramos también un momento más suave que es conocido como dulce, también, para pasar al remate final. Los zapateos típicos del tondero son:

  • El caballito, o también conocido como taloneado; consiste en dar pequeños saltos sobre los talones, yendo de derecha a izquierda.
  • El volado, o también conocido como cepillado; consiste en un cepillado saltado, sin exagerar en el salto con pequeños cruces.
  • Taco y punta; con saltito, sin exagerar y cadereo en la mujer.
  • ESTRUCTURA MUSICAL

Si tomamos en cuenta el sentir de cada una de las razas, encontraremos que la primera estrofa de un tondero (pueden ser dos mediante un bis) es nostálgica y bucólica (hablan de la tierra) representan la parte chola y lleva musicalmente dos silencios en los dos primeros versos y el tun – tun de bordoneo o percusión, simboliza el eco de los andes que responde al lamento indígena, esa primera parte se llama GLOSA. En la segunda parte musical se impone un llamado en la melodía y en los versos hacia la música este llamado debe tener una escala definida, se le llama a esta parte EL DULCE por su técnica musical, representa la parte criolla o blanca. La tercera parte llamada FUGA por su letra festiva y su música alegre, representa la parte negra. Estas tres expresiones de nuestra peruanidad se conjugan en el baile y melodía llamada TONDERO.

Cabe mencionar que en su interpretación intervenían según la zona diversos instrumentos:

De cuerda: guitarra, arpa, bandurria o bandolina.

De percusión: tambor, cajón o caja.

Primitivos: la quijada de burro, calabazo (fruto con piedras) o lata (cencerro).

Estos instrumentos intervienen en la interpretación del tondero que se complementaba con las cumananas y coplas de canto. Posteriormente con la aparición de la banda cobra un nuevo matiz de interpretación, que enriquece su interpretación en la zona del bajo Piura que es donde se practica enteramente con banda; pero promueve un olvido que es fatal para el tondero y la marinera, con las coplas en el canto y el golpe de cajón en la marinera y el triste en el tondero.

  • VESTIMENTA

Empezaremos afirmando que no existe un vestido o traje especifico de tondero para ejecutar el baile, el vestido puede ser cualquier vestido tradicional o típico del norte o de las regiones en donde se practica, de acuerdo a su modalidad de vestir.

En Piura se observa el uso del pañuelo para la interpretación del tondero, en Lambayeque es común ver el uso del chal, manto o paño que lo usan de manera muy peculiar para realizar figuras agradables y picaras.

Lo que, si existen en Piura, son tipos de vestimenta diferenciada por clases sociales, de manera que iban imitando a los españoles para decir que estaban más cerca de a las clases altas. La palabra falda no existía, los indígenas vestían camisones y fueron obligadas a usar trenzas porque antes utilizaban el cabello suelto. Las mestizas un corte español.

Los cronistas señalan lo siguiente: “las mujeres del norte peruano vestían una larga túnica a manera de Capúz, era amplia y larga y parecía un costal con aberturas en la línea central de los hombros para dejar pasar la cabeza y brazos”. Se han encontrado muchas de estas túnicas prehispánicas de una amplitud muy significativa, de 2 a 3 metros de ancho y el vuelo recogido con pliegues en los hombros. Cieza de León relata al respecto: “en la región de los yungas usaban una vestimenta muy grande y larga manera de capuz”.

A su vez Fray Reginaldo de Lizarraga, indica que llegaron a un pueblo llamado Amoxtape (Paita) junto al rio del mismo nombre, provincia que antiguamente era gobernada por mujeres a la que llamaron Capullanas, por los vestidos especiales en forma de capuces que las cubrían desde la garganta a los pies, traje que igualmente llevaban las indias en los llanos unos ceñidos al cuerpo u otros sueltos.

El cronista Francisco de Jerez al describir el vestido de las mujeres que observo en la costa norte, dice que llevaban una ropa larga que arrastraba por el suelo como habito de monjas de Castilla.

Fray Diego de Ocaña nos comenta sobre el traje de las Indias de los llanos; allí se ve un vestido de dos colores, delantera rosa geranio, trasera azul Prusia, el vestido les llega al ras del suelo siendo en la parte posterior discretamente más bajo, solo permite ver manos y la cabeza. Es como un capuz que no tiene más aberturas que por donde sacra la cabeza y los brazos, son de algodón o lana negra y algunas traen de colores mitad, mitad.

En concordia con el libro “Trujillo del Perú” el Obispo Don Baltazar Jaime Martinez y Compagnon, fines del siglo XVII aparece una lámina titulada “india de Colan con traje de iglesia”, Colan está en Piura, allí se ve un vestido de cola.

Fernández de Oviedo, que no estuvo en el Perú tenia pro encargo del Rey de España, de anotar cuanto juzgara de interés como registro, el Piloto Pedro de Corzo le entrega una valiosa información de los vestidos de Lima, en tiempo de la fundación de la ciudad; las mujeres con camisas largas hasta el pie y muy anchas, sin mangas a manera de albas, tan bien viejo patrón se puede ver aun en Sondor, Sondorillo, en la provincia de Huancabamba, altas montañas de Piura, el vestido se sigue llamando Capuz. Corso prosigue: está formado de una sola pieza de tela que a modo de manta, de un largo, puede cubrir de la cabeza a los pies y de un ancho tal que puede envolver a una persona desahogadamente, toda estando extendidos como alas de ave… una costura cierra la manta quedando convertida en un tonel la abertura superior es prensada con dos puntos de costuras que crean los ojales, dispuestos en fila de hombro a hombro el del centro deja pasar a la cabeza y los otros dos da salida a las manos. En algunos casos para disimular su amplitud, se tablea en la espalda; a fin de no arrastrar el vestido han añadido tardíamente un ceñidor (faja) que da forma ablusada al conjunto. Solo en Huancabamba sigue esta idea.

Enrique Brunning habla y recopila sobre el vestuario tradicional de la costa norte, que estaba modificándose en las primeras décadas de 1900. Este detalle del capuz o niquique combinado con el abundante uso de joyería, el amarrado de las trenzas (atadas con el algodón pardo), todas las marcas de la identidad Muchik – Tallan, nos lleva a la conclusión que hasta 1800 había una conciencia de las etiquetas étnicas y hasta sub étnicas del pueblo y que las mujeres la guardaban con cierto orgullo.

Muchos cronistas y estudiosos de las costumbres tradicionales coinciden en describir lo que es el uso del Capuz, Anaco, Acsu y ahora como lo señala el Sr. Brunning, Niquiqque, que es la palabra del dialecto Muchik.

El padre Justuno Ramírez, menciona en uno de sus estudios monográficos el vestido de la provincia en especial el de Sondor y Sondorillo. Menciona que la Sondorilla aun usa el anaco o capus de color negro o azul oscuro, vestido que es tejido en el cungalpo o telar de cintura, y consta de 3 paños unidos de cerca de 3m de largo por 60 cm de ancho que unidos estos paños en forma horizontal forman el vestido, sostenido sobre los hombros, cerrado con lanas de colores por todo el ruedo, cada color de lana es cosido y estos colores o puntadas no sobrepasan los 5cm por color, la mayoría de las jóvenes llevan el anaco ceñido de la cintura para abajo y en vez de llevarlo completo desde los hombros, llevan una blusa de tela de algodón.

El vestido tradicional y nativo del bajo Piura Tallanes Yungas

Jacobo Cruz Villegas, autor de libro “CATAC – CAOS”, nos dice:

La vestimenta era hacha con tejidos gruesos de hilados ordinario. Los hombres usaban pantalones cortos (pañetes) camisa cerrada de amplias mangas y con boca en la parte superior para pasar la cabeza, a manera de los llamados polos que usaban en la actualidad, aunque las mangas llegaban a los codos. Para guarecerse del sol, tejían un sombrero tosco hecho de paja de totora delgada o tierna, otros tejían con junco. Los curacas un manto a manera de poncho, listado con hilos pardos llamados “catil” oscuro. El curaca Mecnon era, se dice, el único que usaba pantalón “chuto” (corto) camisa y poncho de hilo especiales tejidos por sus esposas, que de este modo sobresalían para merecer el amor del curaca.

Las mujeres trajeron anacu amarrado a la cintura por una faja listada. La hebra gruesa y tosca. El anacu daba a la rodilla (Chusma). Preferían el color pardo (color natural del algodón). Las esposas de los Curacas se distinguían por los anacus de falda larga, blancas anchas u holgadas.

Se dice que la dinastía de los Ñari Walac, vestían mejor y se caracterizaban por el uso de vistosos collares de chaquira de colores variados, y los jóvenes y muchachas se tatuaban los brazos y la cara para demostrar que descendían de los nobles curacas y jefes.

El vestido tradicional en el alto Piura

Morropón es la puerta de ingreso a la sierra Piurana, aparte de ser una sociedad nativa, ha recibido una influencia muy fuerte por parte de la raza negra que fue llevada a las haciendas, de ahí que podemos ver ciertas variaciones muy marcadas en su vestido. El vestido de la mujer morropana puede ser de dos estilos, según quien lo lleve en la comunidad, generalmente se conoce como el vestido de diario y el vestido dominguero, el vestido de zamba y el vestido de chola.

El vestido de chola o mestiza, es aquel confeccionado con tela de algodón, la falda es confeccionada por tiempos, quiere decir volantes, unidos al volante final que es más amplio lleva bastillas y cintas de seda, la blusa es muy castiza, lleva pasacintas y tira bordadas en ruedo y mangas, usualmente ponen grecas bordadas, en contraste con el color de la blusa que es de color entero (colores cálidos). Bajo este vestido lleva fustanes almidonados y un sobre fustán que tiene el mismo corte que la falda, con la única diferencia que es de color blanco, y el volante final es de seda de color fucsia con tira bordada blanca al ruedo, y muchas veces recamado con pasacintas y grecas bordadas, no hay otros colores en el fustán, solo el rosa geranio o fucsia, quizás esto se deba a la influencia del poblador de la sierra.

El vestido de zamba por decir el de la negra, es el clásico corte negro, vale decir era confeccionado en tela de tocuyo o color blanco, falda recogida, hasta el tobillo de largo, lleva dos arandelas sobrepuestas muy angostas, y pasacintas, la blusa es enteriza, es decir sin corte especial (canesú) es una especie de saco, mangas ¾ cuello redondo con cuello chino, mangas y cuello son adornadas con pequeñas arandelas con tela bordada, como único adorno llevan cuatro bastillas.

Las blusas tanto chola como la de la zamba son entalladas al cuerpo por bastillas verticales que se dejan ver por la parte derecha.

BIBLIOGRAFIA

AGUILAR LUNA VICTORIA, Carlos La marinera baile nacional del Perú. Edit. Concytec 2° edición. Lima 1999
FIESTAS PEREDO, Eduardo Entrevista el 8/5/2008 en ENSFJMA
GRUPO DE ESTUDIOS COSTUMBRISTAS El Boletín “El tondero” N° 1, 2, 3 y 4 año 1990, 1991 y 1992
MARTINEZ DE COMPAGÑON, Baltazar Jaime Crónicas y apuntes de la provincia de Trujillo. Publicación de la universidad nacional de la libertad. 1984
QUILLANA POLO, Elena El tondero como expresión folklórica y artística del Perú. Edic.Lluvia Editores. 1990

 

Danzarin desde los 7 años de edad, nacido en la ciudad de Brea y Pariñas, Talara Piura, egresado, docente y directivo de la Escuela Nacional Superior de Folklore José María Arguedas de Lima, y en el año 2018 docente en condición de destaque en la Escuela Superior de Arte Pública Ignacio Merino de la ciudad de Piura.

Gusta de la buena comida y de la cultura tradicional peruana.